• La baja de pasajes y la caída de los subsidios aquejan a los sistemas urbanos e interurbanos.
  • Las firmas hablan de “crisis terminal”.
  • En la Provincia reconocen que el esquema deberá “achicarse”, mientras que en la Municipalidad consideran inviable una nueva suba del boleto.